Genial entrada y totalmente compartida en Medtempus hoy:

Medicinas Alternativas: Mi postura al respecto

Shora deja clara su postura ante la medicina alternativa y en los comentarios surgen varias ideas con diversos grados de tolerancia. Se toca el tema de la homeopatía regulada como “prueba” (para los creyentes en las medicinas alternativas) de que todas pueden ser igual de válidas.

He puesto un comentario allí, que reproduzco aquí, comentado.


Chochitos, ©Arely, en Flickr.La gente quiere creer. Cuando la medicina se volvió una ciencia inalcanzable para la gente “de a pié” y los doctores se convirtieron en unas figuras angelicales inalcanzables, con sus batas blancas, sus términos impronunciables, su caligrafía indescifrable, sus instrumentos que provocan respeto y miedo al mismo tiempo… Cuando pasó esto la gente descubrió que se habían desconectado de ellos y se habían vuelto indistinguibles de cualquier médico brujo y, de la misma forma, le pedían que creyera en lo que le decían.

Irónicamente, la misma fé ciega que piden los doctores es la esta gente profesa a cualquier tipo de “medicina alternativa”. Si a final de cuentas lo que hace falta es fé (no deja de ser fé en el doctor y su título) pues fé hay para repartir y entre más cosas creas más probable es que alguna te funcione.

Para Juanita la del quinto vale tanto que su hija haya mejorado tomando metamucil como que su vecina del sexto haya mejorado tomando pastillas de homeopatía como que su cuñada haya olido unas flores como que su suegro haya puesto unas velas y unos inciensos junto con una foto de Maria Conchita Alonso para curarse de la mala suerte.

Para creer en la medicina se requiere la misma infraestructura mental que para ser ateo precisamente porque para ser religioso se requiere fé ciega en la magia y para la mayoría de la gente la medicina actual (igual que la ciencia moderna) es indistinguible de la magia ((Con perdones a Arthur C. Clarke.)). En ambos casos es fé, pero en el primero lo es en casos comprobables, medibles y repetibles, mientras que el segundo es fé en que nuestras ideas, deseos y prejuicios sean ciertos ((Tenemos el prejuicio de que los gitanos, los negros, los latinos saben brujería; el prejuicio de que si es natural es mejor, aunque el arsénico y el curare lo sean; el prejuicio de que lo que ha aliviado a alguien es el masticar las hojas de ruda mientras mete los pies en agua caliente con vinagre, de las treinta cosas que ha tomado. Tenemos el prejuicio de que las grandes farmacéuticas sólo quieren dinero y sólo quieren mantenernos enfermos.)).

El mayor daño que ha hecho a la lucha entre la medicina “formal” y las “alternativas” ha sido probablemente el reconocimiento de la Homeopatía como una medicina ((Cuando no es mas que charlatanería indistinguible de un muy lucrativo efecto placebo.)). La historia de la homeopatía deja claro que es considerado medicina por mezquindad, neopotismo, prejuicios y política. El reconocimiento de la homeopatía como una rama de la medicina real validó lo que mucha gente, erróneamente, sospechaba: Que la medicina alópata conspira para mantener fuera las medicinas alternativas, todas ellas menos intrusivas, agresivas y más efectivas. Una vez “validada” oficialmente la homeopatía entonces “quién te dice que las otras no son ciertas también?“.

Cada vez que se encuentra un grano de verdad entre la locura (digitalina, aspirina, penicilina) se vuelve una razón más para que los “creyentes” puedan seguir creyendo. Se vuelve una “prueba” que les permite continuar creyendo en cosas que les piden, por necesidad, que no exijan pruebas de su eficacia.

Medicina, ©Maurovox, en FlickrLa homeopatía y otras medicinas alternativas es a la medicina lo que la astrología a la astronomía. La única diferencia para la gente normal es cuanta fé pone en los conocimientos aprendidos por la humanidad sobre aquellos “intuidos” y transmitidos de manera informal. De la misma forma que para los creyentes en la astrología el que la luna provoque mareas es suficiente prueba de que los astros rigen nuestro destino, para los creyentes en las medicinas alternativas el descubrimiento de alguna base real dentro de una sola de ellas es suficiente para creer en todas.

Brujería de la abuela, ©Mocosito, en FlickrAl igual que la lucha del ateísmo vs. la religión ((Y esta es una discusión en la que no soy tan estúpido como para entrar así sin mas.)), esta es una discusión que jamás terminará. No es casualidad que la gente que más defiende las medicinas alternativas es la más religiosa también. Con frecuencia también es la que más cree en brujería y supersticiones ((En México y Venezuela esto es tan común que es imposible no encontrar ideas religiosas entretejidas entre ideas tan contrarias como el Esenios, los Reiki o Programación Neurolingüística.)).

Esto no es casualidad. Hay gente que tiene la propensión natural a creer, la necesidad de saber que hay más ahí de lo que ve porque creer en eso significa poder creer en que estamos aquí por razones que no podemos ver, pero que le dan sentido a nuestra vida ((Esto sin contar conque hay gente que piensa que no creer es ser menos “espiritual”, lo cual es falso pero difícil de explicar.)).

El problema, la discusión y la confusión seguirán existiendo mientras metamos en el mismo saco la medicina científica o alopática (Aspirina), la medicina tradicional (leche caliente antes de dormir), la medicina alternativa (flores de bach, homeopatía) y lo que yo no puedo calificar más que como brujería medicinal (pasate un huevo de gallina todos los días por los riñones y dejarás de tener cagalera). Al tratarlos como diferentes variedades del mismo tema los ponemos al mismo nivel y caemos en la misma trampa en la que cayeron los científicos que ahora se ven defendiendo la evolución contra el creacionismo como si fueran dos teorías científicas de lo mismo ((La mayor ironía aquí es que los creacionistas, entre sus argumentos, usan el de no querer entender lo que el término “teoría” significa e insistir que la evolución, al no ser mas que una teoría, no puede considerarse probada.)).

Cuando surge la discusión sobre los blogs y su utilidad la gente sólo ve el lado serio. Discute de si son una competencia para los medios informativos tradicionales o que si es el triunfo del aficionado sobre el profesional.

Esta discusión no tiene sentido por muchas razones que no se si tiene sentido tocar; en parte porque pienso que es una discusión dónde los blogs más vocales del tema suelen perder toda seriedad, respeto y sentido común precisamente cuando defienden tenerlos.

Hay ciertas cosas, aun así, que jamás se le podrán negar a los blogs y una de ellas es la diversidad de temas, formatos y escritores que ofrecen. Este es para mí su gran fuerte y uno de los temas menos tocados, tal vez porque es más fácil defender lo que haces si tienes algún enemigo que al atacar te defina.

Como medio informativo los blogs son generalmente, y con perdón de los absolutistas, una red de repetidores. No generan noticias ni información pero si la transmiten. La cantidad de contenido original es poca y con frecuencia se ignora a cambio de la trivia del día o el vídeo de la semana.

No son un mejor medio informativo que un periódico o un noticiero de televisión, sólo uno diferente. Uno más eficiente en ciertas situaciones porque puede cubrir más mundo en menos tiempo. La mayor parte de las noticias reales en los blogs vienen precisamente de medios informativos tradicionales y los blogs mismos ayudan a distribuir esta información de forma más eficaz e indiscriminada. Hasta los medios tradicionales reconocen esta situación y canales de televisión, periódicos y cadenas de radio están incorporando ideas de los blogs en su propio modelo.

Cuando se discuten las bondades de los blogs esas son las avenidas en las que los argumentos se atropellan y por su culpa no es fácil ver sus aportaciones menos obvias.

Pero los blogs son otras cosas también. Son el triunfo de la trivia y del conocimiento especializado. Son la posibilidad de que hasta la persona más humilde pueda compartir aquel par de cosas en que es experto. Aquello de lo que sólo sus familiares y amigos cercanos se beneficiarían hace sólo una generación ahora pueden aprovecharlo cientos o miles de personas. Si tienes algo que compartir puedes poner un blog y no importará tu raza o edad. Si tienes algo que decir hay miles de personas esperando para leerlo.

Hoy en día estoy aprovechando todo este océano de especialidades y experiencias añadiendo a mis feeds varios blogs que tratan sobre paternidad, bebés, cuidados y demás. Uno más de los ejemplos de cómo cambian tus intereses y gustos al saber que se te viene familia nueva a casa. Hay una nueva categoría en mi lector de RSS que se llama “Babying” con media docena o así de blogs que he ido recopilando y había estado manteniendo en “misc”. Está claro que la parte fácil de tener un hijo fue hace seis meses pero el haber encontrado tantos sitios realmente interesantes sobre un tema menos típico me ha hecho pensar en la futilidad de discutir sobre si los blogs reemplazan a los medios tradicionales cuando me ha parecido perfectamente obvio que los complementan.

En la línea de los “como trabajar en tu trabajo” tenemos esta, que podría resumirse como “a quién y cómo besarle el culo en la oficina” (por favor, mantengamos la compostura y no hagamos el chiste fácil que a todos se nos ocurre).

No es broma, de eso va el artículo. Este es un ejemplo:

IT Support:
DO: Make friends and really stroke his/her ego. Let’s face it, he is a techy type and may not have the greatest of social skills (may not), but he is smart and likes it when you tell him so. The key here is be his buddy and flatter him. “What would I do without you? You saved my documents.” Trust me, when you have an email problem, suddenly you’ll go to the front of the list ahead your boss. Only IT knows whose complaint came in first and if you’re likable, you can cut the line.

DON’T: Do not call him multiple times with the same problem and try to cover it up with chit chat. He knows why you’re calling when you’ve got a tech problem and it’s not discuss your date last night. In fact, he likely resents your calls and drop by’s that are merely fake friend visits meant to mask what you really want. He may even get annoyed and push you further down the list.

Antes de iniciar, aclaremos que no es lo mismo calentamiento global, cambio climático y efecto invernadero. Muchas veces siento que la gente los utiliza indistintamente.

Mucho se discute y nadie se pone de acuerdo. A mi se me ocurre que quienes abogan por la reducción de las emisiones de bióxido de carbono (CO2) a cualquier precio, deberían contestar o al menos formularse estas preguntas.

¿Qué porcentaje de la temperatura ambiental es debido a la radiación solar directa y que porcentaje es debido al efecto invernadero?

¿Cuál es la participación del CO2 en el efecto invernadero?

¿Cuál es la participación de otros compuestos como vapor de agua y metano al efecto invernadero?

¿Qué porcentaje de estos gases de efecto invernadero es producido por la actividad industrial?

¿Cuál es la relación matemática entre costo de reducir las emisiones de CO2 y el beneficio obtenido?

¿Existen otros problemas más importantes, críticos y costosos de ignorar para nuestro futuro como civilización que el calentamiento global? ¿Tal vez como la pobreza extrema, la falta de agua potable y su contaminación, la mala distribución de los alimentos, una pandemia, las guerras, la corrupción, la erosión de la tierra, el déficit en la “generación” de energía?

Sobre estos problemas; ¿Tenemos más posibilidades de lograr un cambio favorable a corto plazo con menor costo?

Neto el troll.

Hoy en alt1040 Eduardo ha publicado una nota de esas que están específicamente orientadas a producir comentarios (lo cual no tiene nada de malo) pero parte de una premisa que, para mí, es totalmente errónea.

Lo comento aquí porque he puesto un comentario mastodóntico que, considerando el estado actual de alt1040, puede perfectamente desaparecer en el limbo y si no de todas formas quedará enterrado en la discusión sin sentido que puede generarse ante estos temas.

Incluyo el texto completo y destaco la parte a la que me refiero, para poder poner luego una versión de mi comentario

— Los jóvenes no se sienten culpables al bajar música
Es lógico, es obvio y es noticia: los jóvenes no se sienten culpables al bajar música, ¿por qué deberían sentirse así? — ¿desde cuándo el compartir música es un delito? — el dato viene de un informe de la Comisión Europea donde se revela los motivos por lo cual lo hacen, uso privado, exageración del daño que supuestamente las descargas hacen a los artistas y que simplemente los CDs y DVDs son demasiado caros.
En cuanto a los riesgos legales, dicen que les importa poco al igual que los virus. Lo más fuerte de todo esto es la noticia en si de 20 minutos, llamando “excusas” a las razones por las cuales los jóvenes deciden descargar, una pena.

Aunque conozco y entiendo la posición de Eduardo me parece que está siendo un poco demagogo al mezclar dos cosas que no son sinónimas y convertirlas en tales en su redacción, lo cual le permite luego insultar el artículo que enlaza.

Bajar no es lo mismo que compartir

A lo que el llama compartir ellos (la mayoría de los usuarios de la mula) llaman bajar. Ellos no piensan que estén compartiendo y para la mayoría sería una sorpresa saber que sucede (aunque alguno ya ha descubierto que por eMule si tienes cosas compartiendo puedes bajar más y mejor y que en torrent no tienes que compartir nada si no quieres). Ellos en su mayoría tampoco piensan que estén ejerciendo su derecho a copia privada sino que piensan que están bajando música, películas, televisión y programas que alguien más ha comprado y que a ellos les están saliendo gratis.

El problema de defenderlos cuando se está informado es que no se defiende a gente que sabe lo que tú sabes y que en muchos casos tampoco le interesa. Entre los que defiendes hay un montonal de gente que piensa que está siendo el listo de la película. Que piensa, sin rodeos, que está evitándose pagar por las cosas y así puede bajar más (no bajar “lo que quiere” sino bajar “todo lo que sea posible”). Algunos luego aprenden que pueden repetir las frases “copia privada”, “derecho a la cultura” y “David Bravo es mi héroe” hasta poder ahogar todo posible argumento en contra (en cuanto aprenden estas frases se pierde también cualquier capacidad de discusión y diálogo).

Ahora bien, llevandolo a un extremo nadie compra música y todos se la bajan. En este caso ¿Quién comparte? ¿Quién paga? Si todos bajan nadie sube nada nuevo.¿quién compra? No hablo de hoy ni de ahora sino de qué sucede si se lleva al extremo la tendencia que hoy proclamamos como parte de nuestros derechos inalienables a la copia pirvada.

Imagino un futuro en que las discográficas se han ido al drenaje como proclamamos que deberían por vampiras chupasangre, que los músicos se ganan el dinero en conciertos y ya no graban en estudio y donde todos nos compartimos música grabada por nosotros mismos, donde se oyen los eructos de los amigos y un montón de ruido de fondo que pretende ser música. Esto y repeticiones de Verano Azul porque ya nadie ha copiado nada nuevo que podamos pirat baja compartir

Otras dos cosas, ya puestos a que no me entienda nadie y empiecen a repetirme argumentos que ya conocía:

¿Reconocemos, al menos, que al final de esa cadena de copias privadas hay una persona que ha pagado por la obra? ¿Implicamos por definición que ése que la ha pagado es idiota, porque el sí pagó y nosotros no?

Esto es lo que se implica, sin decirse y a veces sin pensarse directamente, en una sociedad que no ve diferencia (como la redacción del artículo deja claro que es el caso) entre “bajar” y “compartir” (y ya puestos entre “compartir lo que he pagado” y “compartir lo que he bajado”). Cuántos de los que bajan han compartido? Cuántos no son simples sanguijuelas parásitas comparadas con los que buscan, a lo mejor compran y además comparten?

Sip, así es, incluso entre las P’s del P2P hay clases, y como en todo lo demás el 90% son basura.

¿Entendemos que si los músicos deciden que los pedosperos tienen razón entonces toda la música pasa a ser de concierto? Para qué gastas en música de estudio para regalársela a gente que ha dicho, a gritos y abiertamente, que no pagaría por ella y que te busques la vida tocando en vivo?

Llamadme cínico, pero aunque ya he aprendido a manejar la doble moral de la gran mayoría de la gente que baja música (no hablo de nadie en particular ni de alt1040 en específico, ya he comentado al respecto antes y yo soy uno de los que bajan al fin y al cabo) no puedo con los que dicen que “si costara menos lo compraría” o los que intentan racionalizar sus actos. No es cierto, nadie bajaría menos si las cosas fueran más baratas porque barato vs. gratis pierde siempre. No es cierto, porque la primera y más importante razón para bajar las cosas es rapidez, inmediatez (dos cosas diferentes) y comodidad y solo después se vuelve un vicio de bajar por bajar “al fin y al cabo es gratis”.

¿Que pasará si finalmente cambia la legislación y realmente ya no podemos alegar que sea 100% legal? Sabemos todos que seguiremos haciéndolo pero cuales serán los nuevos argumentos? Me divierte pensar que los abanderados de la ley hoy mañana estarán del otro lado cuando ya no les convenga. Hoy en día es claramente un punto gris porque si no no sería interpretable, es gris porque los que defendemos el P2P aprovechamos un agujero semántico que se creó al no saber predecir el futuro los legisladores. Pero en el fondo sabemos que el “espíritu” de la copia privada realmente no había contemplado nunca que se hicieran miles y miles de ellas.

Yo, como he dicho siempre, seguiré haciendo lo mismo. Seguiré bajando y compartiendo, como se de. A quien quiera venir a llamarme pirata le invitaré a tomar uno de mis DVDs o de mis libros y cuando se retracte le invitaré a copiar mis series de TV bajadas de Internet. Y cuando me llame doble-cara e hipócrita le explicaré que no, que yo no he ocultado nunca lo que hago y que tampoco he pretendido, después de años de hacerlo, que de repente era todo legal.

Aclaro, por si no queda explícito ahí arriba en todo eso: Bajo música, bajo series de tv y bajo alguna que otra película (aunque muy pocas de las segundas y menos aún de las primeras). Lo hago en mayor o menor medida desde antes que la mayoría de los grandes defensores conocieran que existía un internet en el que empujar el concepto de “copia privada” hasta sus extremos (desde 1991, mas o menos) y lo seguiré haciendo de la misma forma cuando se les haya secado la garganta. Para mí toda esta discusión es algo que pasa y veo desde las gradas y me da una vergüenza inexplicable el no poder decir, en pleno partido y con las apuestas calientes, que haya un bando al que le pueda ir porque ambos han tomado actitudes guerrilleras políticas estúpidas con las que no me puedo, con la consciencia tranquila, asociar.

Y ahora lo dejo, porque para que me ignoren el comentario, me lo borren por largo o me contesten sin leerme ya tengo la casa y el trabajo.

El prejuicio es terrible, en el sentido de que se cometen injusticias y graves errores. El postjuicio no es terrible. Por supuesto, no puedes ser perfecto; también puedes cometer errores. Pero es permisible hacer un juicio después de haber examinado la evidencia. En algunos círculos incluso se fomenta.

Carl Sagan – La carga del Escepticismo

Leyendo la traducción de un escrito de Carl Sagan sobre escepticismo y pseudo-ciencia encuentro esta frase, que hace tiempo no leía y pienso que vale la pena repetir.

Esto sale de hablar con un amigo sobre Ramtha y cómo puede la gente caer en patrañas pseudo-científicas en parte por necesitar algo con lo que reemplazar a la religión (cada día más indefendible) y en parte por tener a la ciencia real cada vez más lejos.

Este distanciamiento de la gente “de a pie” con la ciencia actual es algo sobre lo que también comenta Sagan:

Una pobre popularización de la ciencia establece un nicho ecológico para la pseudociencia.
Si la ciencia se explicase a la gente de a pie de una manera accesible y excitante, no habría sitio para la pseudociencia. Pero existe una especie de Ley de Gresham por la que, en la cultura popular, la mala ciencia expulsa a la buena. Y por esto pienso que tenemos que culpar, primero, la comunidad científica por no hacer un mejor trabajo popularizando la ciencia

El tema salió, precisamente, por dos posts de alt1040 (“What The Bleep Do We Know” y “Carl Sagan en cuanto a Ramtha“) que siguen, 1 y 2 años después recibiendo comentarios de ramthianos que probablemente es lo menos hostil que encuentran en Google al respecto.

Leyendo sobre Ramtha y J.Z. Night (y las dos películaswp-) es interesante ver que es común que Ramtha es otra secta en la que, una vez que tienes poco dinero, o dejas de ser útil o alcanzas la iluminación y no eres más necesario:

My grandmother and aunt joined the RSE at the same time…took all the same courses and as soon as my grandmother ran out of retirement money she was told by the people that run the courses and RSE that she had achieved spiritual enlightenment and now knew all there was to know and to leave. My aunt however who still holds down a full time job and still puts money into this crock of S-it apparently has not yet achieved enlightenment…perhaps if she loses her job and no longer has money she’ll achieve enlightenment…

En fin. Supongo que los “escépticos” no tendríamos tantos problemas con los adictos a las sectas y a la metafísica si no fuera por la condescendencia con la que nos hablan. Como quien tiene paciencia con un hijo tonto que no entiende lo que se le explica. Ellos imagino que no soportan que les insistamos que se deben cuestionar las cosas.

Hoy he visto, en una entrada de Andrés sobre un nuevo dispositivo de ejercicio para la Wii, Un comentario y me ha hecho pensar que hay que aclarar algunas cosas, que veo que empezamos a tener una de esas brechas generacionales de las que tanto se habla y, por primera vez, yo soy el viejo que echa la bronca.

No es la primera vez que veo a la Nintendo Wii mencionada como una consola “de 3a. Generacion”. Esta frase es tan popular que quien la dice la repite como loro sin pensarla dos veces y sin darse cuenta de que lo único que refleja al pretender sonar como entendido es que no tiene idea de lo que habla.

No. No. No. No y no. Sólo hay una consola en su 3ª generación ahora mismo: La Playstation 3.

La Wii es una consola que, dependiendo cómo quieras contar, es de 5ª generación (NES, SNES, N64, Gamecube) o 7ª (si incluyes la Color TV Game y la Virtual Boy). La Xbox es una consola en su 2ª generación. La Nintendo DS se podría alegar que va en su 5ª o 7ª generación también. La PSP en su 1ª.

Oficialmente vamos por la Séptima Generación de consolas y este tema es tan estúpidamente recurrente incluso se ha tenido que crear un artículo específico en la Wikipedia, al que podemos apuntar a quienes hayan en un momento dado pensando que la consola que ellos aprendieron a utilizar fue la primera generación (esto va por todos los playstationeros ahí fuera, convencidos de que su consola tuvo el éxito que tuvo por otra razón aparte de ser fácil de piratear). El artículo aquí: “Historia de Videoconsolas de Juegos, (Sétpima Generación)” (y aquí el índice: “Historia de Videoconsolas de Juegos” –ES-). Recomiendo leerlo si alguna vez te has referido a las consolas de juego actuales como “de tercera generación”.

Repitamos todos juntos: La tercera generación de videoconsolas terminó en 1990 y su máximo exponente fue la primera NES, el primer Sega Master System y el primer Gameboy.

Psychology Today hace unos días publicó un maravilloso ensayo, resumen de un libro, donde exponen lo que ellos llaman las “Diez Verdades Políticamente Incorrectas”. Diez temas que nuestra sociedad de tolerancia y precaución automáticamente rechaza, por lo ríspidos que pueden resultar.

El artículo es genial, el libro ya está pedido y estoy seguro de que dará mucho tema de conversación. Sólo por esta pequeña prueba me da la impresión de que el estilo es bastante similar a Freakonomics, con una premisa que puede parecer chocante y con explicaciones inesperadas pero racionales y documentadas.

Los diez puntos son estos:

  1. Los hombres las prefieren rubias (y despampanantes)
  2. Los humanos son naturalmente polígamos
  3. Las mujeres se benefician de la poligamia, los hombres de la monogamia
  4. El islamismo propicia el terrorismo suicida
  5. Tener hijos varones reduce la probabilidad de divorcio
  6. La gente hermosa tiene más hijas
  7. ¿Qué tienen en común Bill Gates y Paul McCartney con los criminales juveniles?
  8. La crisis de los 40 es un mito, más o menos
  9. Es normal que los políticos arriesguen todo por una aventura (ellos, al menos)
  10. Los hombres acosan sexualmente a las mujeres porque NO son sexistas

Si alguna de estas líneas te provoca una reacción adversa ten la seguridad de que esa era la intención. Lo más difícil que estos argumentos tienen es que blandirlos en una conversación casual puede terminar en hostialidades, que hay temas en los que se pierde la calma fácilmente.

El artículo completo, aquí.

Este ensayo está adaptado de un libro llamado Why Beautiful People Have More Daughters, de Alan S. Miller y Satoshi Kanazawa, que se publicará en Septiembre de 2007.

nullCon el concierto de Live Earth a menos de una semana, el mayor despliegue de medios que se ha visto en mucho tiempo para sincronizar 24 horas de conciertos a lo largo de todo el mundo, se solidifica la posición del Calentamiento Global como la causa de moda a defender entre los activistas del mundo.

Como ya ha pasado en otras ocasiones, la atención del público se centra en un problema y convenientemente se ignoran otros, igual o más importantes.

En Lighter Footstep, un sitio dedicado a la sostenibilidad se mencionan Cinco Cosas que son peores que el Calentamiento Global.

La desaparición del petróleo como recurso barato, el colapso de los ecosistemas oceánicos, la crisis del agua potable, la deforestación y las armas nucleares. Incluso hace una mención de refilón a otras cuestiones como posibles pandemias (SIDA y Tuberculosis resistente a los antibióticos, las toxinas industriales en el medio ambiente o la disparidad económica entre hemisferios).

Y mientras la atención de la gente está sobre el cambio climático, otros problemas continúan igual que siempre. Durante las 24 horas de Live Earth 866000 km2 de bosque tropical desaparecerán para siempre. 7500 millones de litros de desperdicios irán a parar a los oceanos. 10800 niños morirán por no poder beber agua potable. Y nos habremos acercado en otros 85 millones de barriles al fin de la Era del Petróleo.

A lo mejor es que no podemos concentrarnos en varias cosas, o a lo mejor es que nos es más fácil preocuparnos por problemas que no podemos resolver. A lo mejor simplemente nos gusta Madonna y U2 y los podemos oir gratis.

El punto es que “Calentamiento Global” está en boca de todos estos días y da la impresión de que es el único problema que existe. De que si arreglamos esto ya podemos estar tranquilos. Incluso da la impresión a los que no ven más allá de que es un tema claro y zanjado en vez de lo que es, una hipótesis de lo que sucede, porqué sucede y qué puede significar (aquí, excelente artículo del National Geographic investigando la verdad y la especulación en la película de Al Gore).

Todos esos otros problemas, los que tienen décadas de existir y ya hemos aprendido a no tener presentes en nuestra cabeza. Esos siguen y seguirán ahí, sin conciertos que les ponga de moda. Sin Películas de candidatos presidenciales de EE.UU.

Y yo no soy mejor que nadie aquí. Hago tanto o tan poco como en el momento me acomode. Pero no puedo dejar de tener presente que los problemas siguen estando ahí y siguen siendo tan importantes como antes de que aprendieramos sobre el Calentamiento Global.

El calentamiento global como tal existe pero realmente no sabemos que somos nosotros los que lo hemos provocado. No tenemos ninguna prueba de que no sea parte del ciclo natural del planeta, consecuencia de sus propios cambios sobre los que no tenemos control o consecuencia de nuestras acciones. Incluso en los casos en los que podemos defender que hemos influenciado no podemos decir más que eso: Que hemos influenciado. No hemos provocado nada que no fuera a suceder por sí mismo tarde o temprano (incluso hay teorías igual de defendidas pero menos popular que dicen que si acaso hemos retrasado la catástrofe).

Nos gustaría, muy en el fondo, ser responsables del Calentamiento Global. No lo diríamos nunca pero el ser culpables de él significaría que somos mucho más que las motas insignificantes en el esquema del universo que probablemente somos. Significaría que podemos afectar lo que sucede en un planeta. En una época en la que el ateísmo está de moda nos daría una forma de sentir que podemos trascender y dejar una huella.

Nada de esto significa que no esté a favor de la sostenibilidad y la harmonía con el medio ambiente. Pero me parece que lo que debemos es apuntar en esa dirección por principios y por convencimiento, no por miedo a que el planeta nos vaya a matar. La sostenibilidad debería ser una decisión derivada del sentido común, no del miedo; o no arraigará.

Extra: Algunas notas más, y mucho mejor documentadas (como no puede ser de otra manera), en las dos entradas de juandesant:

Que gracia. Mientras que el resto de Europa tiene a Nicole Kidman promocionando la Nintendo DS y el Brain Training aquí en España tenemos a Sole (la incombustible Amparo Baró), de 7 vidas.

“Spain is different”. Sí, Señor.

Aunque no me molestaría ver más a Nicole la realidad es que Amparo probablemente hace un mensaje mas entrañable, realista y simpático. Lo único que no me gusta es la implicación (especialmente en los últimos) que no es ella, sino su personaje de Sole, quien está usando la consola.