He aqui una fantástica simulación de lo que sucedería si un asteroide de tamaño considerable golpeara la tierra. La simulación esta hecha de forma matemática aunque se han insertado videos para aclarar los efectos a nivel menos macroscópico:



Enlace Directo

Este vídeo da una idea un poco mas clara de lo que suelo repetir en conversaciones (especialmente con gente ciegamente “ecologista”) una vez y otra. La realidad es que somos insignificantes, una mota de polvo de estrellas que puede ser borrada de la historia sin dejar rastro en cuestión de horas. Nos sentimos tan superiores a lo que nos rodea e ignoramos que nuestra capacidad de aguantar un evento de nivel planetario es ínfima. La tierra periódicamente se deshace de cualesquiera especie animal que resulta en ese momento ser dominante y nosotros somos la actual.

Otro vídeo, un clásico ya, que muestra precisamente, nuestro lugar y proporción con respecto al universo (macro y micro) conocido:



Enlace Directo
El vídeo se conoce como “Powers of Ten” (Traducido como “Potencias de diez” e interpretado como “Magnitudes“) y es parte de un DVD homónimo sobre este tema. De 1024 a 10-16

Lo menos que podemos es sonreir maravillados. Somos una parte minúscula de todo lo que hay pero tenemos que darnos cuenta que eso no solo no nos hace menos importantes sino que nos hace aún más especiales. Aprovechemos nuestro tiempo aquí, en un sentido más que metafórico somos mas efímeros que la flama de una vela en un día ventoso.

Con alarmante frecuencia en las últimas dos semanas me he encontrado a mí mismo repitiéndole lo mismo a gente que debería saberlo ya. Hablo específicamente de una ley aplicada al desarrollo de programas informáticos conocida como la “Ley de Brooks” y, aunque es realmente simple de entender, por algún motivo no parece ni obvia ni natural si no te la muestran y demuestran usando tus propios errores como ejemplo.

Hay muchas metodologías, en estos días de tanto “emprendedor” y “gente altamente eficaz”, que se enseñan para manejar equipos de trabajo y proyectos de todo tipo. La “Ley de Brooks” se centra sobre la incorrecta aplicación de uno de los estilos más comunes de llevar proyectos y, específicamente, a la espiral de desastre que suele desencadenar. Al final del artículo pongo más información sobre el libro de Brooks en cuestión y sus otros postulados sobre manejo de proyectos.

En México se dice “Échale más cemento” cuando algún proyecto está atrasándose y no va como debería. La frase viene de la construcción, donde lo que no puedas arreglar con buena ingeniería y arquitectura siempre lo puedes arreglar poniéndole mas hormigón y hierro. Esta analogía se extiende a muchas cosas en las que podemos vernos envueltos:

-¿No puedes transportar todo lo que debes? Échale más camiones
-¿No estás logrando apagar un fuego? Échale más agua
-¿Tienes más información de la que puedes capturar? Échale más gente capturista
-¿No puedes detener a Godzilla? Échale más tanques ((Ésta última es más común de lo que parece.))

El problema es que la solución de “Echarle más cemento” sólo sirve en los proyectos en los que el problema son los recursos y la solución obvia es buscar más recursos.

El otro tipo de proyecto, que es el que nos concierne, es el ‘Serializado’. Proyectos donde una tarea no puede ir antes de otra y cada tarea tiene que hacerse por la misma persona/grupo. Los desarrollos de software son de este tipo porque, con frecuencia (y especialmente en la segunda mitad), las partes que lo componen son interdependientes y dependen unas de otras. No puedes desarrollar pantallas de usuario si no tienes datos que presentar, no puedes hacer rutinas de importación si no tienes tablas definidas.

Esto obviamente no suele ser un problema en desarrollos hechos por grupos pequeños de manera informal pero cada vez más se ve el uso, por parte de compañías y corporaciones, de equipos de desarrollo de terceros, el famoso “outsourcing” o “subcontratación”. El outsourcing significa, simple y llanamente, que alguien más hace el trabajo a partir de una serie de condiciones de resultados, por una cuota. ¿Cual es la pega? Que cuando se hace outsourcing de desarrollo tiene que haber un estimado previo estipulando cuánto se va a pagar por ese desarrollo y la forma más fácil de comprender lo que se está pagando es cotizar los proyectos en “horas-hombre”:

Concepto Estimación
(números inventados por mí para este ejemplo)
Una pantalla de acceso: 10 horas-hombre
Una rutina de importación: 40 horas-hombre
Pantallas de CRUD básicas: 80 horas-hombre
Un proceso de envío de mail automático: 20 horas-hombre
Total: 150 horas-hombre

Estas horas-hombre pueden luego, fácilmente, multiplicarse por el coste por hora y se sabe de antemano el costo de desarrollo del proyecto (o sea, 1500 euros en el caso de un desarrollador freelance y 150,000 euros en el caso de un desarrollador certificado de consultoría de Oracle).

Las horas-hombre (o su múltiplo, meses-hombre, equivalente a 160 horas) conducen a la deducción equivocada que si una parte requiere 10 horas-hombre entonces diez personas lo completarían en 1 hora. Es dolorosamente indiscutible que TODO líder de proyecto de desarrollo caerá en esta falacia, usualmente en su primer proyecto y, hasta que alguien no se lo señale, fallará en ver que es lo que está pasando mal.

La Ley de Brooks lo dice que “Añadir mas personal a un proyecto tardío sólo logrará retrasarlo más“. Esto significa que cuando un proyecto va retrasado y se intentan añadir desarrolladores nuevos no se toma en cuenta el tiempo el tiempo añadido que le lleva a los nuevos elementos el familiarizarse con el mismo, y que el tiempo adicional perdido en comunicaciones entre ellos puede aumentar tanto que puede llegar a rebasar el tiempo disponible (hay una fórmula al respecto, donde se muestra que a medida que se añaden elementos a comunicar el tiempo dedicado crece de tal manera que al final el 100% del tiempo se dedica a comunicación y el desarrollo se detiene).

¿Qué se puede hacer cuando un desarrollo está retrasado?
Las opiniones aquí son varias y variadas, y no hay ninguna que sea 100% adecuada, ya que depende mucho de la situación específica del proyecto y el cliente, pero el resultado final suele ser que la fecha de entrega del proyecto se retrasa (con o sin cargo adicional al cliente, usualmente el segundo) y en casos extremos el proyecto se cancela totalmente.

La única forma de evitar este problema es a través de delineación adecuada de etapas, metas y módulos en el proyecto y de una distribución adecuada de los recursos asegurándonos de tener localizados a aquellos programadores “estrella” que son capaces de moverse de uno a otro trayendo resultados inmediatos con el mínimo de preparación.

The Mythical Man-Month (El mítico mes-hombre), de Fred Brooks.
El libro ‘El mítico mes-hombre’ de Fred Brooks surge de sus experiencias en IBM y su error de intentar acelerar el desarrollo añadiendo mas desarrolladores al mismo, que es el tema central del libro. En el libro se manejan varios conceptos, de los cuales destacan:
El mítico mes-hombre
Arriba ya he comentado algo de este concepto, conocido como la “Ley de Brooks” pero cabe aclarar que la Ley se suele interpretar de forma incorrecta. Dependiendo de como se entienda puede pensarse que lo que sugiere es que un proyecto debe ser desarrollado por grupos pequeños de programadores altamente capaces, pero la realidad es que el concepto lo que cubre es la adecuada planeación del proyecto y la capacidad de dividir el mismo en módulos separados y que se puedan desarrollar de forma independiente. Específicamente la Ley de Brooks no dice que quitando personal de un proyecto se pueda acelerar su terminación (que podría ser una consecuencia lógica de invertir el postulado).

El efecto del ‘Segundo Proyecto
De este problema también son víctima casi todos los líderes de proyectos cuando, después de haber completado el primero deciden aplicar al segundo todo lo que han aprendido. El segundo sistema que haga un jefe de proyecto siempre estará horriblemente sobre-diseñado. En un intento de evitar los problemas encontrados en el primer proyecto el jefe de proyecto sobre compensará cayendo en el extremo opuesto.

El ‘equipo quirúrgico’
Todo jefe de desarrollo debe ser capaz de tener en su equipo al menos una persona e idealmente un conjunto de ellas capaz de atacar cualquier problema que surja. La idea es tener a estos grupos dedicandose a varios proyectos en áreas especialmente problemáticas o con labores asignadas pero capaces de entrar de emergencia en alguna etapa problemática. El concepto es bastante similar al concepto de “Electrón Libre” de Rands

Seguimiento del Proyecto
Metas y etapas (milestones) deben ser definidas de antemano para el proyecto, con fechas límite y conjuntos de funcionalidad mínima requerida. La única forma de evitar el acecho de nuevas funcionalidades es mantener el objetivo inicial hasta su conclusión y sólo entonces introducir mejoras al diseño original (la única excepción a esto siendo los “electrones libres”, gracias a su capacidad especial de genios y aún en estos casos debe controlarse de cerca. Esto está atado directamente a…

Congelación de código y versionamiento
No existe ningun sistema perfecto y si no se decide un momento en que el código, esté como esté, se detiene y se declara la versión como terminada, jamás se producirían resultados. Escoger las funcionalidades que deben incluirse en cada versión y el momento en que el desarrollo se detiene hasta la próxima versión es vital para poder dar resultados. Obviamente el “síndrome de la versión 1.0” surge de aquí, pero la alternativa sería lo que se conoce como “vaporware”. Proyectos que cada vez parecen tener más y mejor funcionalidad y capacidades, pero que nunca ven la luz del día.

Normalmente no suelo hablar de mí por aquí. En parte porque no me es fácil y en parte porque no me gusta editorializar (contra lo que pueda parecer). Sin embargo han habido algunas conversaciones en estos últimos días que me han hecho pensar ciertas cosas y creo que puede haber otras personas que opinen de forma similar a mí.

Yo me encuentro en una situación poco usual. Nací en España y a todos fines soy español pero desde muy pequeño me fui a vivir a Venezuela primero y a México después. Hoy en día, a tres años de haber vuelto a la península me sigue costando convencer a la gente que conozco que si, que realmente nací en España (aunque haya sido en un sitio tan inesperado como Benidorm) y que sí, que ya se que tengo acento “sudaca”, como tan sutilmente me lo han definido.

Y aquí, en lo que no debería ser más que una anécdota simple y sin mayor mérito, es donde se complican las cosas.

En estos tres años me he encontrado conque el hecho de que tenga acento hispano-americano (porque la mayoría no pueden ubicarlo como mexicano) me ha significado perder entrevistas de trabajo, un trato inferior en tiendas, bancos y servicios por teléfono y, en una ocasión memorable, perder el alquiler de un piso aunado a una clara implicación de que mi documentación era falsa porque estaba claro que yo no era español.

¿Porqué es especialmente triste esto? Porque en el momento que la gente se convence (y esta es la palabra exacta) de que SÍ soy español entonces la actitud gira 180º y empiezan a compartir conmigo, supongo que asumiendo que comparto su opinión, sus opiniones con respecto a hispano-américa y a los inmigrantes que vienen de allí.

Ahora bien, no soy yo alguien que diga que el mundo es perfecto en ningún país y mucho menos en los que yo he vivido pero, tal vez por haber vivido en varios, mi perspectiva es diferente. Nunca me dejará de asombrar la facilidad con la que estas inmensas generalizaciones se me mencionan como si por el hecho de no ser de allí signifique que deba compartirlas automáticamente. La gente se molesta cuando puntualizo que no, que no toda latino-américa puede pasarse por el mismo tamiz y que no, tampoco a toda la gente de un mismo país puede hacérsele eso.

Una de las consecuencias de haber vuelto a España (soy re-patriado, por lo visto) es que puedo ver mi propio país con ojos diferentes y que me es más fácil ser crítico en cosas que para los demás, por fuerza de la costumbre, es invisible ya. Esto deberia significar que podría caer en la categoría de “extranjero en la propia tierra” pero en realidad es algo que me suele gustar. Me ha gustado siempre ver todos los lados de lo que tengo enfrente mío y esto no es diferente pero también me ha acarreado problemas en un país en el que el deporte nacional es tomar bandos en una discusión y hacer todo posible esfuerzo por hundir al lado contrario (la técnica más común es ver quien puede discutir más alto, preferentemente descartando todo lo que diga el contrario sin intentar siquiera rebatir sus argumentos y, de ser posible, menospreciándolo por tener su opinión). Con frecuencia me he retirado de conversaciones simplemente porque, visto desde afuera, es totalmente fútil y una pérdida de tiempo el constantemente sostener discusiones en las que ninguno de los interlocutores contempla la posibilidad de ver las cosas de forma diferente.

A lo mejor te preguntas porque suelto todo esto, a las 2 en punto del lado oscuro del desayuno, y no tengo realmente una razón. Desde hace un tiempo lo había estado pensando y algunas situaciones de la última semana me han hecho escribir la parrafada que (probablemente no) acabas de leer.

No lo sé, a lo mejor algún día seré más específico. A lo mejor algún día comentaré las cosas que me chocan de mi país y las que pienso que otros hacen mejor. A lo mejor algún día hablaré sobre la ridícula animadversión hacia el idioma inglés (donde se intenta usar por todos lados pero es literalmente un orgullo hacerlo mal y cualquier crítica provoca una discusión estúpida que nada tiene que ver con el tema) y el doble-estándar al que se somete a este idioma (corregir el inglés de alguien está mal visto, pero no corregirle el francés, portugués o catalán). O sobre como puede acabarse la conversación de forma incómoda si no conoces ni te interesa el nombre del delantero izquierdo del Real Madrid o qué tiempo ha hecho Fernando Alonso en las pruebas de Monza.

En fin, buenas noches.

EDIT: Un año y medio después me encuentro con esta entrada de nuevo por casualidad buscando otra cosa y veo que, entre palizas, vídeos y manifestaciones en los medios, las cosas no han cambiado. Que no han mejorado. Que si encuentras a alguien que sepa ver mas allá del patrioterismo (recordemos: No es Xenofobia, es Racismo. Si fuera xenofobia se trataría mal también a alemanes, ingleses y suecos) tienes que cuidarlo porque NO es la norma.

Ayer en un artículo de FAQ-Mac la discusión empezó a desviarse por derroteros que ya, estos días, están muy trillados y cansan sobremanera.

Antes se veía menos pero desde el cambio a Intel de repente el mundo mac se ha vuelto el mundo “gráfica comparativa“. Donde antes no importaba realmente porque cada quien usaba macs por razones propias y personales ahora parece ser que todos intentan justificar con números una decisión que, en el fondo, probablemente ha sido subjetiva y visceral (lo cual NO es malo.

Las incongruencias técnicas en el artículo original han sido explicados en sitios de forma mucho más completa de lo que yo podría hacerlo, así que pensé hacer algo diferente.

Esto lo escribí ahí cuando ya la discusión empezó a volverse surrealista y sin ningún sentido (¡mis benchmarks son mejores que las tuyas!), con algo de edición para mejorar la lectura:

A ver…
Continue reading

Hoy he tenido una conversación corta en IRC que, lamentablemente ha terminado antes de tiempo. Aún así me he quedado un poco de piedra al leer un comentario.

Como ya saben quienes hayan leído estas páginas (los tres que lo hacen) que en la discusión del doblaje vs. las versiones originales subtitaladas (VOS) tengo argumentos sin fin en favor del segundo argumento. El doblaje, del cual puedo entender ciertas razones, inevitablemente deriva en una degradación de calidad (además de un nacionalismo mal dirigido, frecuentemente) que, simplemente, no lo justifica.

Habíamos estado comentando algo sobre el doblaje (específicamente el doblaje de la película “V de Vendetta”, en el cual los versos yámbicos del diálogo habían sido destrozados) y de repente salió esto:

<Usuario> en todo el mundo es VO, menos en los paises pro-nazi (alemania, italia, francia, españa, japon supongo)
<Usuario> ya en portugal es todo en VO
<Eduo> En japon es V.O.
<Usuario> joer, se vendieron hasta en eso?
<Eduo> Soy incapaz de interpretar lo que has puesto.
<Usuario> joer,, se rindieron a EEUU
Usuario has quit (User Quit: las personas no son buenas ni malas… solo son lo mejor que saben ser)

Ahí está, eso es todo.

Y bueno, yo me he quedado de piedra. Debería mencionar ademas que el <Usuario> en cuestión es Gay, lo cual lo pone además como parte de una comunidad que fue especialmente perseguida, atacada y asesinada por la cultura Nazi.

Así pues, ¿Cómo se interpreta esto? Porque yo lo que creo es que aquí hay un conflicto severo de argumentos (sin contar con carretadas y carretadas de desinformación, para ser solo un par de frases). No puede estar defendiendo el nazismo, pero extendiendo el argumento como si fuera un silogismo es lo que parece (los nazis se “rindieron” ante los EEUU, lo cual es malo).

Me parece que la gente está tan estúpidamente asociando el pensamiento ridículamente nacionalista de que el doblaje defiende el idioma contra la invasión estadounidense (un gran salto de fé, ése) que no se da cuenta de las tonterías que termina soltando.

Como nota: El estar contra el doblaje no defiende a los Estados Unidos, sino a las obras originales en su formato original. Sea cual sea su origen.

Los humanos construís pequeños mundos e historias. Pequeños caparazones en vuestra mente. ¡Eso mantiene al infinito a raya y os evita despertar cada mañana gritando!
Terry Pratchett – Discworld – A Hat Full of Sky (Un Sombrero Lleno de Cielo)

“Muy bien”, dijo Susan, “No soy una estúpida. Dices que los humanos necesitan… fantasias para hacer su vida más soportable.”
No. Los Humanos necesitan fantasía para ser humanos. Para convertirse en el punto en el que el angel se encuentra con el mono.
“¿Hadas? ¿Duendes?”
Sí, como práctica. Tienes primero tienes que aprender a creer las mentiras pequeñas.
“¿Para que luego sepamos creer en las grandes?”
Sí. Justicia. Piedad. Obligación. Ese tipo de cosas.
“¡Eso es totalmente diferente!”
Toma el universo y pulverízalo hasta llegar al polvo más fino y sepáralo con el tamiz más fino y entonces muéstrame un átomo de justicia. Aún asi actuáis como si hubiera algún tipo de reglas en el universo por las cuales puede ser juzgado.
“Bien. Pero la gente tiene que creer que existen, o si no cual es el punto—”
Ese es mi punto exactamente.
Terry Pratchett – Discworld – Hogfather

Adiós a CIAT, a toda su gente tan valiosa, mis amigos, mis compañeros.

El día de hoy dejo CIAT y emprendo una nueva aventura. Me emociona y a la vez me invade un sentimiento de tristeza y nostalgia. Vienen a mi memoria muchas cosas que viví junto a ustedes durante estos seis años y medio que han transcurrido desde el inicio de CIAT.

Recuerdos como todo el trabajo que requirió poner a punto las instalaciones antes de septiembre de 1999 para que pudiéramos iniciar las operaciones de CIAT; El cambio de alfombra del Tec 100 y su “corral” sauna; El infame papel de baño de 600 mil dólares; La velada del 31 de diciembre de 1999 en espera del bug Y2K para salir y darnos cuenta que lo que no funcionaba era el carro en (sic) víspera del siglo XXI ; El primer día de campo en Polotitlán; El cambio de edificio el 21 de marzo del 2000; La configuración de los correos; Los cambios internos de lugar; ese triste día del Camelinas; los cambios de servidores; las tormentas de virus de “desconecten sus computadoras de la red”.

Me dio gran satisfacción ser parte de la familia de CIAT, los extrañaré y les deseo lo mejor.

Su amigo Neto.

Y me pregunto yo…

¿Qué le deben haber dicho al fundador de Ikea, Ingvar Kamprad, cuando le dijo a su familia lo que quería hacer?:

IK: “Bueno, creo que ya está bien de vender relojes y baratijas… Voy a vender muebles”
Familia: “¿Hmm?… ¿Y de donde los vas a comprar?”
IK: “No, no. Los voy a diseñar yo.”
F: “Uy, ¿estás seguro? ¡Pero para eso necesitas fábricas!”
IK: “No, no. Ya lo he pensado. Yo le doy unas tablitas, una hojita de papel y un nombre gracioso con sîmbølös raros a la gente y que ellos se los armen solos”.
F: “…”
IK: “¿Qué pas’?”
F: “Tú estás loco. ¿Esperas llevarles unas tablas a su casa y que ellos se armen un mueble con una hojita y que además te paguen?”
IK: “¡No, claro que no!”
F: “¡Ah! Pensé que que tendría que darte un par de lecciones básicas de comercio.”
IK: “No, no. Se los pienso poner en una bodegota y que lo pongan ellos mismos en un carrito, hagan cola para pagarlo y que se lo lleven como puedan. Y si puedo venderles salchicas en el inter.”
F: “… Hijo mío… Tú eres tonto. ¡Nunca funcionará!”

Y lo demas, como se dice… es historia.

Prohibido Circular

Bueno, bueno, bueno.
El práctico está hecho y aprobado. He cumplido los requisitos del sistema legal para poder conducir tranquilamente por este país.
Esto, claro, no significa que ahora yo no me haya llenado de opiniones poco amigables hacia la forma en la que ambos exámenes se manejan y la sub-cultura de trampas, tejemanejes y trucos que se ha creado alrededor de ellos. Después del salto me pongo a sumarizar algunos cuantos.En resumen ha sido menos “traumático” de lo que me había comentado la gente, pero supongo que ayudó en parte mi cinismo al hacerlo y el que ya supiera conducir (no necesariamente “bien”) desde antes.
Como antes tengo que recomendar el sitio web del práctico (www.todotest.com) y recomendar la auto-escuela en la que lo hice, TEBAR, que si bien es pequeñita con sólo dos sucursales en Madrid (cantidad de gente que leerá esto que le podrá sacar provecho: cero) me hicieron sentir bastante a gusto.

Continue reading