Examen de conducir – Parte 2 – El práctico

Prohibido Circular

Bueno, bueno, bueno.
El práctico está hecho y aprobado. He cumplido los requisitos del sistema legal para poder conducir tranquilamente por este país.
Esto, claro, no significa que ahora yo no me haya llenado de opiniones poco amigables hacia la forma en la que ambos exámenes se manejan y la sub-cultura de trampas, tejemanejes y trucos que se ha creado alrededor de ellos. Después del salto me pongo a sumarizar algunos cuantos.En resumen ha sido menos “traumático” de lo que me había comentado la gente, pero supongo que ayudó en parte mi cinismo al hacerlo y el que ya supiera conducir (no necesariamente “bien”) desde antes.
Como antes tengo que recomendar el sitio web del práctico (www.todotest.com) y recomendar la auto-escuela en la que lo hice, TEBAR, que si bien es pequeñita con sólo dos sucursales en Madrid (cantidad de gente que leerá esto que le podrá sacar provecho: cero) me hicieron sentir bastante a gusto.


Ojo y cuidadito:

    Examen Teórico:

  • Es perfectamente posible aprobarlo sin haber leído un reglamento
  • Lo más importante es memorizarse “exámenes tipo” para saber que preguntas saldrán
  • Los examinadores han decidido que la semántica, gramática y las preguntas “capciosas” son mas importantes en el examen que el que una regla sea perfectamente lógica y clara y sea comprendida.
  • Es también importante, por lo visto, que no se conozcan los fallos que se han tenido. Alguien puede ir por la vida por años con una concepción errónea sólo porque nadie le aclaró que en la pregunta 7 debió haber puesto A en vez de C
    Examen Práctico:

  • Los examinadores prestan especial atención al número de clases que has tomado (supongo que porque si no has sido un buen “patrocinador” del sistema hay que obligarte a serlo). Pocas clases=Suspensión.
  • Preguntarle una confirmación a un examinador provoca su ira (una chica en el examen preguntó al examinador si la entrada que le había indicado, que requería que subiera a una acera, era la que realmente le decía. El examinador le dijo “Yo no bromeo, señorita” y la suspendió en el momento). No importa si el examinador habla bajo, incomprensible o de forma poco común (“Haga una inversión del sentido de la marcha actual en la glorieta posterior a la anterior”). Si no entiendes a un examinador no mereces aprobar.
  • Abrir la ventana. Encender la radio. Ponerte las gafas. Hacer preguntas o conversación. No conocer la zona. Todas razones para suspender un examen práctico de manejo.
  • La “distancia segura” para ceder el paso en un cruce es totalmente subjetiva del examinador.
  • Algunos examinadores suspenden al conductor si no solicita que todos se pongan el cinturón. Otros lo hacen si se mete donde no le llaman (“No sea impertinente, preocúpese de su propio cinturón”).

2 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *