Antes de iniciar, aclaremos que no es lo mismo calentamiento global, cambio climático y efecto invernadero. Muchas veces siento que la gente los utiliza indistintamente.

Mucho se discute y nadie se pone de acuerdo. A mi se me ocurre que quienes abogan por la reducción de las emisiones de bióxido de carbono (CO2) a cualquier precio, deberían contestar o al menos formularse estas preguntas.

¿Qué porcentaje de la temperatura ambiental es debido a la radiación solar directa y que porcentaje es debido al efecto invernadero?

¿Cuál es la participación del CO2 en el efecto invernadero?

¿Cuál es la participación de otros compuestos como vapor de agua y metano al efecto invernadero?

¿Qué porcentaje de estos gases de efecto invernadero es producido por la actividad industrial?

¿Cuál es la relación matemática entre costo de reducir las emisiones de CO2 y el beneficio obtenido?

¿Existen otros problemas más importantes, críticos y costosos de ignorar para nuestro futuro como civilización que el calentamiento global? ¿Tal vez como la pobreza extrema, la falta de agua potable y su contaminación, la mala distribución de los alimentos, una pandemia, las guerras, la corrupción, la erosión de la tierra, el déficit en la “generación” de energía?

Sobre estos problemas; ¿Tenemos más posibilidades de lograr un cambio favorable a corto plazo con menor costo?

Neto el troll.

Hace unos días regresé de un viaje que hice a Laredo con mi amigo Edgar. Coincidió con el aumento de precio de las casetas de peaje. Al agotar los temas de conversación nos pusimos a especular de la razón por la cual algunas casetas habían aumentado de precio y otras no.

De pronto zaz, iluminación.
El común denominador es el siguiente: Tarjetas de crédito. Las casetas que aumentaron su precio son las que va ha recibir tarjetas de crédito. Justamente el porcentaje de incremento es 2.5% a 3.8%. esto coincide con lo que cobran los bancos a los negocios que tienen terminal para vender con tarjeta, según el banco con el que se contrate el servicio. Puede ser una coincidencia que se haya anunciado a finales de diciembre (especulo) que las casetas podrían recibir pago con tarjeta.

La teoría de Edgar es la siguiente, al menos como yo la entendí:

Las casetas operadas por el gobierno van a recibir tarjeta de crédito y deciden que no van a absorber la comisión bancaria por pago con tarjeta.
Las que son operadas por la iniciativa privada deciden inicialmente que no van a aumentar los precios y tienen la intención de absorber el costo, pero al ver que las casetas del gobierno aumentan, deciden imitarlas.

¿Cuantas personas van a pagar con tarjeta de crédito la caseta? Mi estimación: menos de una en cien. La gente ya estamos acostumbrada a pagar en efectivo las casetas.
La tarjeta YAVE (o como se escriba) ha estado disponible por años y pocos automovilistas además de los camioneros las usan. Además si todos pagaran con tarjeta, se podría negociar con los bancos que no exista comisión, de la misma forma que las tiendas como Gigante, la Comer y otras tienen acuerdos muy buenos con los bancos en cuestión de comisión.

En mi opinión fue un error aumentar el precio de las casetas, si la causa fue la comisión bancaria por recibir pago con tarjeta.
Creo que algún funcionario por ahí dijo: “Todos nos van apagar con tarjeta y vamos a perder 3% de millones de pesos que se recaudan diariamente en la casetas del país. Esto no es posible, vamos a cubrirnos.” Y subieron las casetas.

Esto es pura especulación de parte de Edgar y mía pero suena plausible.

Este tema ha causado muchos dolores de cabeza en el pasado.

Cuando se le dice a la gente que la fuerza centrifuga no existe o que es una fuerza ficticia, es como decirle a la gente que el aire no existe porque no lo ve.

Esto ataca lo que han aprendido en la escuela y en especial lo que pueden percibir con sus sentidos.

De forma similar a las ranas saltando sobre una recta numérica para ilustrar los conceptos de suma y resta; se utiliza la fuerza centrífuga para explicar como se comportan los objetos con movimiento circular, para abordar luego conceptos más abstractos y complejos como marcos de referencia no inerciales.

A diferencia de las ranas de la recta numérica que luego son seguidas por la aritmética, el algebra, la geometría y por el cálculo, la mayoría de nosotros no seguimos avanzando por los escalones de la física, hasta llegar a la física relativista u otro tipo de física.

Creo que aquí radica el problema con la fuerza centrifuga.

Continue reading

Pues resulta que este 22 de abril se casó Mike.

Y yo como buen invitado a su boda, decidí comprarle el acostumbrado regalo de bodas.
Miguel y América pusieron su mesa de regalos al estilo actual en Liverpool.

Primer escollo:  La página de Liverpool mandó mensajes de error medio raros. A lo que dije: “es la página de una tienda de departamento, no es Amazon” y no le di mayor importancia.

Por alguna causa, supongo que por la expectativa de gastar, decidí consultar el estado de cuenta de mi banco (BBV Bancomer)

Y alas!!

Esto me salió:

Ups!!

Me sorprende confirmar que mucha gente de “clase media” piensa votar por Felipe Calderón. Confirmo esto después de entablar platicas políticas de sobre mesa con los padres de uno de mis amigos. Y de traer el tema político a colación con varios otros amigos y amigas muy cercanos.

Algunas cosas que noté:

Muchos me dicen que “¿Cómo es posible que se me ocurra votar por Andrés Manuel López Obrador (alias el “Peje”)?”. Me dicen que van a votar por Felipe Calderón porque es el menos malo de los tres y porque le da continuidad al gobierno de Fox.
Continúa
Continue reading

Adiós a CIAT, a toda su gente tan valiosa, mis amigos, mis compañeros.

El día de hoy dejo CIAT y emprendo una nueva aventura. Me emociona y a la vez me invade un sentimiento de tristeza y nostalgia. Vienen a mi memoria muchas cosas que viví junto a ustedes durante estos seis años y medio que han transcurrido desde el inicio de CIAT.

Recuerdos como todo el trabajo que requirió poner a punto las instalaciones antes de septiembre de 1999 para que pudiéramos iniciar las operaciones de CIAT; El cambio de alfombra del Tec 100 y su “corral” sauna; El infame papel de baño de 600 mil dólares; La velada del 31 de diciembre de 1999 en espera del bug Y2K para salir y darnos cuenta que lo que no funcionaba era el carro en (sic) víspera del siglo XXI ; El primer día de campo en Polotitlán; El cambio de edificio el 21 de marzo del 2000; La configuración de los correos; Los cambios internos de lugar; ese triste día del Camelinas; los cambios de servidores; las tormentas de virus de “desconecten sus computadoras de la red”.

Me dio gran satisfacción ser parte de la familia de CIAT, los extrañaré y les deseo lo mejor.

Su amigo Neto.