Hace un mes o así compramos un coche nuevo, un Toyota Yaris Rock in Rio.

EDITADO: Sergio me ha puntualizado que el modelo de Eclipse que incluye Toyota es el AVN2227, no el AVN220p. La puntualización es importante porque donde el 220 es de hace dos años, el 2227 aún no ha sido “liberado” formalmente. El modelo real es el “TNS400”, que parece ser una versión del 2227 específica para Toyota. El resto de la entrada sigue siendo válida pero el que el modelo aún no exista oficialmente puede indicar la inexistencia de actualizaciones. Aún así, es imperdonable que venga de fábrica con mapas obsoletos hace más de un año.

Haré una prueba hoy a ver si las cosas han cambiado desde Mayo.

EDITADO 2: Han habido algunos problemas con los comentarios. Alguno repetido y notificaciones en falso. Ya debería estar resuelto.

El proceso de selección fue largo y cansado. Encontrar un coche que llenara nuestras necesidades, que nos diera beneficios sobre otros y que nos gustara no fue fácil.

Al final escogimos este y una de las razones de ello fue el dispositivo de navegación Tomtom que incluye integrado en el tablero. Una versión del AVN220p de Eclipse.

Hoy después de mucho discutir descubro que los mapas de este navegador son obsoletos, que el equipo Tomtom lo considera obsoleto y que no existe ningúna posibilidad de actualización del mismo ni siquiera para que la información que presenta se corresponda, al menos, al año en que se está vendiendo.

Fui a poner un comentario en la página de contacto de toyota pero marca un error si el comentario es muy largo (no hay mención de esto al escribirlo). Como lo he tenido que partir en tres partes pongo aquí el comentario completo, para que quede en al menos un sólo sitio constancia.

Hola,

Originalmente este mensaje consistía de una sola parte enviada sólo a toyota a través de la página de contacto (http://www.toyota.es/forms/contact.aspx ). Después de escribirla la página me menciona que no permite más de 1024 caracteres así que he dividido el mensaje en tres partes y por claridad he publicado una versión completa en mi web, en la dirección:

Parte 1 de 3:
Quería poner esta nota porque ya he tenido vuestra encuesta telefónica sobre la compra de mi Toyota Yaris Rock in Rio y la he contestado como que estoy completamente satisfecho pero un par de situaciones se han sucedido que me hacen recapacitar y debería mencionar de dónde surge mi disgusto actual con la marca.

El coche que he comprado, Yaris Rock in Rio, es una promoción especial altamente publicitada donde Toyota incluye un dispositivo integrado de TomTom (el modelo original siendo específicamente un Eclipse AVN2210p mkII). Este dispositivo es el punto central de la campaña de publicidad alrededor del modelo. Además la promoción es por una serie de conciertos (Rock in Rio) que ni siquiera han empezado aún. Se asume que el modelo de TomTom integrado es, lo menos, reciente.

Al utilizar el dispositivo empieza pronto a ser obvio que los mapas son muy antiguos (por lo menos un año, aunque en general para algunas zonas de Madrid son de hace dos o más y en partes como San Chinarro tiene información totalmente errónea) y al llamar a TomTom la respuesta que se da es que este equipo es obsoleto y que no sólo no se le pueden poner los mapas actuales (versión 8) sino que tampoco los mapas anteriores de TomTom (versión 7). Aclaro que en todo momento he comprendido que esto tendría un coste adicional y no que pretenda un servicio gratuito a perpetuidad.

Estáis incluyendo un equipo que el fabricante clasifica como obsoleto desde hace como mínimo un año en un paquete especial que promueve un evento que aún no comienza.

Ni el fabricante ni Toyota incluyen una opción para actualizar este equipo (algo VITAL en un navegador GPS); ya sea en contenido (Mapas o Software) o en hardware (no se puede comprar una unidad TomTom que pueda funcionar en el mismo emplazamiento). No es cuestión de coste, la opción no existe.

La burla hacia el cliente es doble cuando Toyota anuncia que ya se pueden obtener actualizaciones de sus navegadores en la página principal (y enlazada desde la página del Rock in Rio) pero no se menciona que el TomTom incluido en el Yaris Rock in Rio no tiene los mismos derechos que los demás y no permite actualización. Esto no se menciona como aclaración tampoco en otras partes de la web.

Perdonadme, pero no sólo estoy sumamente insatisfecho con esta decisión de Toyota (tanto de la inclusión de un equipo obsoleto como de la pobre negociación con TomTom para proveer mejor soporte como de la falta de mención en ningún sitio que el equipo sólo es actualizable en la teoría, no en la práctica) sino que además me aseguraré de mencionar este punto específico cada vez que haga mención de mi coche o la marca.

Por el resto del coche, el concesionario y el vendedor no podría estar más satisfecho así que me parece sumamente triste que por algo así (y entendamos mi razón: El punto principal de venta el Rock in Rio, en publicidad impresa y televisiva, es el dispositivo integrado con TomTom y soporte iPod) todo lo bueno se vea manchado.

Gracias por su atención. No espero que este mensaje sea leído por nadie en Toyota pero sentí que tenía que decirlo.

Saludos
Eduo

The will to blog is a complicated thing, somewhere between inspiration and compulsion. It can feel almost like a biological impulse. You see something, or an idea occurs to you, and you have to share it with the Internet as soon as possible. What I didn’t realize was that those ideas and that urgency — and the sense of self-importance that made me think anyone would be interested in hearing what went on in my head — could just disappear1.

Emily GouldExposed – NYTimes.com

Aunque no en un extremo tan grande como el de Emily me está sucediendo algo similar. En mi caso ese impulso no ha desaparecido pero ha sido casi completamente reemplazado por otros medios. Tal vez sea la sensación de retroalimentación inmediata de Twitter o la de compartición casi-anónima de Google Reader2 pero para alguien que usaba su blog principalmente para transmitir lo que había encontrado por ahí el ritmo de escritura se ha cortado totalmente.

He perdido la voluntad de escribir en el blog (pero no de compartir, lo cual es el centro de todo esto: He encontrado formas más eficientes de hacerlo que el blog).

Las opciones son pocas. Compartir TAMBIÉN por aquí o empezar a hacerlo sólo de opinión y contenido original (una idea que ya había empezado a aplicar últimamente). El problema estriba en que el RITMO ya no está ahí.

  1. La voluntad de escribir en un blog es algo complicado, a medias entre inspiración y compulsión. A veces se siente como un impulso biológico. Ves algo, o una idea se te ocurre, y tienes que compartirla en Internet inmediatamente. Lo que nunca había pensado es que esas ideas y esa urgencia — y la sensación de importancia que me hacía pensar que alguien podría estar interesado en lo que me pasaba por la cabeza — podían, simplemente, desaparecer. []
  2. Donde lo más que metes es una notita, de vez en cuando, en lo que compartes. []

Hola a todos. La mayoría habéis llegado aquí enlazados por culpa de Fotomaf, que es un sol, y me pincha enlazándome el blog.

Como podéis ver, aquí no se escribe nada desde hace un mes y medio. Podría culpar a twitter y podría culpar los compartidos de Google Reader1 pero en realidad la culpa es mía de los cientos de mucho mejores blogs que hay ahí afuera que me hacen pasar más tiempo leyendo y comentando y nada escribiendo.

Aún así, con toda libertad, mi casa es su casa. Bienvenidos aquí y como por la línea andamos, en la red así nos saludamos. Tralarí.

  1. Ya en otros sitios he puesto mi enlace a los compartidos de Google Reader, pero con la nueva funcionalidad de notas no me gusta tanto compartir anónimamente. Si quieres compartir conmigo añádeme a Google Talk, que uso sólo para esto. Mi dirección de gmail está en la página de contacto. []