Hace unas semanas tuve la oportunidad de usar una televisión 3D.

En el centro comercial, un vendedor se ofreció a mostrarme una. La película que se exhibía era “El Rey León” de Disney.

Cuando me puse los lentes lo primero que noté es que el 3D parecía como teatro de  marionetas. El fondo de la pradera era plano. Algunas plantas y árboles se veían en un plano intermedio como recortes de papel de una escenografía. En el frente se venían los personajes principales también planos.

El efecto no es natural. Se ve interesante sin embargo.

Mi primer pensamiento fue: “Esta es una película viejita y animada a mano, que fue convertida a 3D. No puedes juzgar el 3D con esto.” Seguramente una película creada en 3D desde el inicio se vería mejor. Le comenté esto al vendedor  y me comentó que tenían “Avatar”.

Después de unos minutos regresó con el Bluray de Avatar.

Unos cuantos segundos después comprobé que era la misma mierda. Planos diferentes a diferentes profundidades con personajes planos recortados.

Cuando vi Avatar en el cine, tuve la mejor experiencia 3D en mi vida. Un 3D casi natural que apenas se notaba. La experiencia en al televisión no fue comparable.

Estoy casi seguro de que la versión bluray de Avatar que vi, fue creada convirtiendo la versión 2D en 3D y no de la versión 3D del cine.

Es posible que esté equivocado sobre Avatar. Sin embargo la experiencia no justifica para mi una televisión en 3D.