MacWorld Expo SF 2006. Impresiones

Acaba de pasar la Keynote de Steve Jobs para la MacWorld Expo San Francisco 2006… Difícilmente podría decirse que no fue interesante.

Año con año las Keynotes proveen todo tipo de reacciones pero este año algo extraño está pasando. Poca gente se está quejando y las quejas que han salido hasta ahora han sido bastante superficiales, como por no dejas. Ya he visto la Keynote e investigado todo lo que he podido sobre los números y puedo decir que, a mis ojos, ha sido una Keynote bastante buena e, inusualmente, totalmente evolutiva (en vez de revolucionaria). Todos los anuncios son evoluciones de productos anteriores y, por una vez, agradecí que no se centrara sobre el iPod. Hay algunas cosas que aún así se me quedaron en la cabeza al verla:

1.-Jobs tiene claro que estos días lo que hace o deshace un producto tecnológico son los blogs. El caso de Sony fue el más sonado, pero otros menos conocidos como por ejemplo el de PearLyrics dan unas pistas del potencial de poder de los blogs.
Los blogs son la versión moderna del “boca-a-boca” con el añadido de que hay gente que tiene muchísimo peso en sus opiniones y de que cualquier opinión se multiplica (por medio de pingbacks, trackbacks, diggs, technorati y del.icio.us) en cuestión de segundos por todo el mundo. Mete la pata en Alicante y que no te extrañe que en cinco minutos una versión en Filipino al otro lado del mundo esté opinando al respecto).

Así pues todo el software que ha sacado Apple en la suite de iLife ha sido “mejorado” con la adición de herramientas para bloggers (podcasts, photocasts, vidcasts, creación de páginas web, galerías de fotos, etc.). Apple ha decidido no pelear (como Sony lo hace, por ejemplo) contra la opinión pública y ha decidido, como quien se quiere ganar la aprobación del hijo de una chica que le gusta, darles regalitos y decirles que son los mejores del mundo. Que no extrañe que a partir de ahora veamos que (a) otros fabricantes empiecen a añadir muchas más herramientas de interconexión y publicación propia, (b) .mac crezca más y más (las herramientas todas publican a .mac por defecto) y que empiecen a aparecer sitios dedicados a mostrar como usar esas herramientas con otras cosas que no sean .mac y (c) que la opinión de muchos bloggers se vuelva más hacia el lado de Apple (al usar sus herramientas que les dan más facilidades).

Conclusión obvia: Apple está intentando hacer crecer un nuevo mercado en el que el “Jugador pequeño” tiene más presencia y es la primera compañía grande en lograr un avance en este respecto.

Conclusión mía: Apple está intentando ganarse a los bloggers (nuevo mercado, nuevos switchers) y así tener todo un “pool” de opinión favorable y es absolutamente posible que esto no sea sólo por innovar o por abrazar nuevas tecnologías, sino que es posible que pronto (1 año ó 2) Apple vaya a necesitar seriamente toda esta opinión favorable (por ejemplo, si fueran a sacar un producto nuevo que fuera altamente polémico o si fueran a sacar algún producto que sepan que va a necesitar retroalimentación de la gente para mejorar, como pasó con Aperture).

Lo que yo mejoraría: No cobraría (o al menos sólo una cantidad nominal) por los programas que integran iLife. O cobraría sólo por versiones que contuvieran muchos más templates (gráficos, de vídeo o de sonido).

2.-El enfoque sobre .mac se ha multiplicado de la noche a la mañana por 5 (los programas que ahora explotan aun más la presencia de .mac). Todos los productos de iLife (y iWeb como intermediario) publican a Web por defecto en .mac. Es cuestión de *días* para que se encuentren formas de publicar a otros sitios y servidores pero el valor por defecto es este y las funcionalidades son tan faciles de usar y tan efectivas visualmente que muchísima gente encontrará que el costo de .mac se le justifica más que antes.

Conclusión obvia: Más usuarios de .mac + suite iLife más atractiva = Mas dinero.

Conclusion mía: Apple necesita ver el potencial real de .mac y necesita hacer crecer .mac de forma gradual y autosuficiente hasta alcanzar una infraestructura y un “parque” de usuarios lo suficientemente capaz para dar el siguiente salto de .mac. No me extrañaria que si iTunes empieza a vender películas completas en vez de videítos no se haga a traves de descarga directa (demasiado margen de error) sino a través de un disco intermedio: iDisk de .mac.
Si cuando decidan hacer algo como esto la infraestructura de .mac ha crecido lo suficiente con los usuarios nuevos como para soportarlo pues todo ese dinero que se ahorran.

Lo que yo mejoraría: .mac está bien como está, aunque yo bajaría un poco el costo o incluiría que las cuentas de mail adicionales tuvieran versiones básicas de lo mismo que la cuenta principal tiene (espacio en web, .sync) a lo mejor más limitadas en espacio (la quinta o décima parte, por ejemplo).

3.-El cambio a Intel significa, a mis ojos, mucho más de lo que la gente ve a simple vista. El cambio a Intel es beneficioso para ambos lados y la razón, estoy convencido, no es precio. La razón es, precisamente, posibilidades. Apple estaba atada a un fabricante que había perdido el interés y que se estaba yendo por direcciones diferentes a las que Apple necesitaba. Por el otro lado Intel, que teniendo uno de los mayores laboratorios de investigación y desarrollo aun así es visto por el público en general como una compañía estancada y lenta. La razón de esta imagen es que la gente esta viendo el resultado de como funciona el mercado de PC y como afecta éste a Intel. Al ser el mercado de PCs un comité formado por cientos de integrantes no organizados y millones de usuarios que lo que quieren es compatibilidad y costo bajo y que tienen un índice de fidelidad casi nulo el resultado es que Intel no puede innovar demasiado o demasiado rápido o corre el riesgo de ser desplazado por otros fabricantes que se dedican a proveer más de lo mismo pero a menor precio (que es lo mismo que le paso a IBM con el Microcanal y a muchos otros con intentos de innovaciones que se vieron desplazados por no ser adoptados por el resto de la industria).

Conclusión Obvia: Apple tiene ahora una compañía sólida que se dedica principalmente a proveer lo que apple necesita (microprocesadores y tecnologia), que está metido hasta el cuello en los intereses actuales de Apple (Intel es la punta de lanza en cuestiones nuevos protocolos y control de compartición de medios protegidos, especialmente con equipos NO informáticos). Intel tiene un cliente con el cual puede arriesgar nuevas tecnologías (Apple es capaz de rápidamente y a voluntad moverse totalmente de una dirección a otra -La transición a Intel es un perfecto ejemplo- sin tener que pedirle permiso a nadie ni tener el riesgo de perder el soporte) y que además es un cliente que desde que empezó el mercado de computación personal (que lo solidificó, podría alegarse) ha estado constantemente dictando el paso y sentando precedentes que se han luego extendido en otras plataformas.

Conclusion mía: Apple probablemente hizo el trato con Intel porque tenía claro que podría exprimirle mucha más compensacion de lo que costara (en tecnologias, velocidad, credibilidad, etc.) que a IBM e Intel probablemente lo sabe y aun así le funciona, porque tiene un campo de pruebas para investigación y desarrollo que es gigantesco, leal y flexible (nosotros, usuarios de mac) que le puede servir para meter el pie en la puerta de tecnologías que luego quiera desplegar en PC.

¿Qué esperábamos? ¿Más o menos? Pues ambas.

Esperaba más porque esperaba que hicieran con .mac algo mas que solo integrarlo con las nuevas aplicaciones, como cambiarle el precio, ofrecer cuentas “light” con menos capacidades o añadir servicios a las cuentas adicionales a una principal.

Esperaba menos porque no se me hubiera ocurrido ni remotamente (en retrospectiva tiene sentido, ya que la tecnología usada es practicamente la misma) que el iMac saliera también, sólo el portátil, y no esperaba que fuera antes disponible el iMac (ya) que el portátil (febrero).

No me he decidido aún entre si me disgusta o no el nombre MacBook (tal vez porque pienso que hubiera sido peor que los llamaran MacTops), aunque si siento que no tiene el “peso” del nombre PowerBook. Tampoco me he decidido si me parece buena o mala idea que las máquinas nuevas tengan el mismo aspecto que las anteriores (lo entiendo desde un lado de mantener la idea de que son las mismas máquinas, sólo cambia el CPU, pero hubiera preferido nuevas líneas).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *