Desde hace algunos años he visto que Twitter, si es que podemos catalogar Twitter como una red social, ha modelado la política de varios países.

Twitter es fácil de usar, difícil de censurar. La voz de una sola persona en Twitter puede tener efectos gigantescos si se reúnen ciertas condiciones. No se cuales más, pero podemos pensar en “twitear” las palabras correctas en el momento correcto.

En fin, había visto esto en otros sitios pero no aquí, en México. Hasta ahora.

Independientemente de lo político, lo que me impresiona es que un evento que trató de ser minimizado por las grandes televisoras, explotó en Twitter y no importó que no se hablara en la televisión del asunto al principio.

Cuando esto ocurrió, me vino a la mente: “¡Esto es democracia!”, La voz de cada persona que puede ser escuchada directamente por los demás.
Ya reflexionando, pienso que esto no es totalmente cierto, pero en ese momento, fue lo que surgió en mi mente.

¡Cómo me gustaría tener una octavo de la capacidad de expresión de mi hermana que es escritora profesional, para que esto no suene tan cursi como suena cuando leo lo que escribo!

El punto es que me emocionó ver como twitter permitía que pasara algo que de otra forma no pasaría.

A este blog ya se le estaba pasando su desempolvada semianual.