Pensando en muebles, Pt.1

El fin de semana, mi espalda lo atestigua, finalmente hemos movido todos los muebles del cuarto de visitas y del “Chill” a la terraza. Ahora toca pensar que hacemos con esto.

A ver, debería explicar…

A esta casa llegamos hace tres años. La alquilé justo antes de casarme y de que Itzel se viniera a vivir así que pareció buena idea en el momento alquilarla con muebles.

Al año fue claro que los muebles y la distribución no eran los ideales pero mudarnos era impensable y el casero dejó claro lo que pensaba de nuestra idea de cambiar los muebles: “Por mí haced lo que querráis, pero ahí habían tres sofás y cuando os vayais habrán tres sofás”.

La solución fue deshabilitar uno de los dos cuartos adicionales y utilizarlo de trastero. Este paso a conocerse como “El Chill” (por unas cortinas que pusimos separándolo) y en él vivieron por casi dos años 3 sofás, dos mesas, 3 sillones e incontables cuadros, jarrones, cajas y cojines.

Desde que supimos que estábamos embarazados supimos que esta configuración tendría que irse, pero los problemas no habían cambiado, se habían incrementado. La condición de mantener los muebles permanecía.

Al haber pasado el segundo trimestre quedó claro que no podíamos posponer más y con la excusa de saber que probablemente sea niña decidimos reorganizar esto.

Uno de los sofás; roto, raído y color amarillo mostaza vieja; se va directamente al contenedor de muebles cuando venga por la calle. Todos los demás muebles han encontrado un nuevo hogar en la terraza, en dos grandes montañas cubiertas con esos plásticos azules que usan los trailers y un buen montón de cuerda y todos los nudos de boy-scout que he podido recordar.

Tengo que montar fotos, porque es difícil de explicar. Ahora mismo mi terraza parece una construcción abandonada por vacaciones.

El punto es que ahora tenemos dos cuartos libres. Uno de ellos será el cuarto de la nena y el otro lo más parecido a un cuarto de visitas. Ahora toca pensar en muebles.

Y pensar en nuevos muebles no es fácil para alguien con la capacidad de distracción de un pez dorado… Todo lo quiero y no puedo evitar fijarme en lo brillante (o, en este caso, lo caro).

Y bueno, es el primer hijo. Nunca tienes idea, siempre quieres lo mejor e invariablemente compras de más. Eso me dicen y me lo creo porque casi tenía la tarjeta de crédito lista el otro día para comprar cuatro cunas juntas.

Va a ser entretenido.

Cualquier sugerencia es bienvenida… No tengo ni idea qué hacer con esos dos espacios.

4 comments

  1. No pense responder un blog “eduo”, pero creo hoy vale la pena.

    Sugerencias para el cuarto de la nena.

    Indispensable:

    – Cuna, con cambiador. (Cambiador es una especie de mesa de trabajo para cambiar pañales y no estes todo jorobado)
    – Closet para toneladas de ropa de bb.
    – 2 Juegos de cama para la cuna. (La popo de bebe es increiblemente dinamica y jugetona, se va para todos lados).
    – Repisa para los montones de juguetes que vas a recibir.
    – Bañador.
    – Cesto para basura, GRANDE, con tapa, para miles de pañales que reproducen cada minuto.
    – Cesto para ropa de bb. (Es muy complicado encontrar el par de un calcentin de bebe entre un calzon talla 42).
    – Ropa para bb. (Sugiero que compres algo basico y te esperes a los regalos de suegros, abuelos, tios, amigos). No compres mucha, pues al final tendras ropa que NUNCA utiliza.
    – Termometro digital, de preferencia de oido, temperatura >= 38°c

    No indispensable (pero que tambien compras)

    – Piensa en redecorar y pintar el cuarto con colores vivos. Sirve para la estimulacion visual.
    – Mobil musical.
    – Bambineto, lo usas solo unos meses es muy util tener a la nena en el mismo cuarto de los papas y evitar el viaje de ir por ella a verla al cuarto.
    Creeme por muy corta que sea la distancia, despues de algunos meses de “papa”, todo se vuelve confuso.
    – Calendario para que no olvides fechas importantes de la nena. Creeme todo se vuelve muy “raro”.
    – Juguetes de tela, no se recomienda el peluche por las fibras y no sea que se genere una alergia a la nena.
    – Juguetes con musica.
    – Baterias recargables, (muchas, por que de seguro vas a comprar muchos juguetes) se gasta una fortuna en baterias.
    – Piso, cambia tu piso por “foming”, (es como hule espuma) muy util a partir del 6to mes.
    – Juego para baño de bebe. Shampoo sin lagrimas, juguetes para el baño, esponja natural muy suave (o apoco vas a tallar a tu nena con “zacate”).
    – Cobertores.
    – Mamelucos.

    El cuarto de visitas.
    – Cama.
    – Ropero.
    – Paciencia para recibir a todas las visitias. Pues teniendo nena, necesitaras un calendario para organizar a tus visitas.

    Y ya pera terminar.

    Un buen criterio para comprar es “¿tengo espacio?”, Uno compra y compra, y la nena aun no camina.

    DALE LA TARJETA A ITZELL, ella tiene mejor gusto, es mujer, es la mama y sabra comprar sabiamente.

    Espero te sea util.

    Saludos.

  2. En mi caso, la cuna y el cambiador fueron irrelevantes. Para cuando nació mi segundo hijo (Frida), los regalé, porque al final terminamos haciendo cama familiar. Otra cosa inútil (que no compré, pero he visto mucho) es una de esas madres que mecen la canastita del bebé. Hay mucha tentación, demasiadas cosas, pero al final casi todas prescindibles. Lo básico: silla para bebé para el carro(la canastita dura como hasta los 9 meses), una carriola plegable para los viajes, el cangurito para llevar a la beba pegada por todas partes, pads para los desbordamientos de leche, y pocos pañales de los pequeñitos, porque crecen rapidísimo. Todo mundo regala ropa (muchas veces no de tu gusto), pero si puedes pedir, que te regalen pañales. Allí sí se va un mundo de lana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *