Últimamente en extracine han habido muchas menciones sobre lo que es la ciencia-ficción, lo que me ha puesto a pensar en el tema. Por otro lado Lady Madonna ha estado comentando más de lo común (que en su caso es bastante) sobre series de TV y especialmente sobre Battlestar Galactica (la nueva versión, no la de 1978) y juntando estas dos cosas me he puesto a pensar en las series del mismo estilo que me gustaban hace años y de las que no he sabido más.

Buscando y rebuscando en mi memoria (lo peor es recordar los títulos, considerando que las vi dobladas en Venezuela, en su mayoría) he tratado de mencionar solo aquellas que me parece que hubieran tenido una oportunidad de ser grandes series de no haberse cancelado prematuramente.

Después de pensar en muchas he tenido que pensar en algún criterio para reducir la lista y, después de eliminar todas las series que tuvieron un éxito duradero aunque hayan terminado antes de tiempo y quitar las series hechas en los últimos 10 años (algún límite tenía que poner) he reducido mi lista a las siguientes. Las series de TV de ciencia ficción decir que me gustaría que hubieran tenido una vida mucho más larga de la que tuvieron:

Serie Año
Quark 1978
Manimal 1983
Automan 1984
Misfits of Science 1986
Max Headroom 1987

Quark: Demasiado para su momento. Una creación de Buck Henry que compartía elementos de la serie por la que más se le conoce: Get Smart (el SuperAgente 86). El mismo estilo de humor rápido e inesperado no tuvo el mismo éxito cuando la temática a parodiar fue la ciencia ficción (un género que con Star Wars, Star Trek, 2001 y Buck Rogers tenía suficientes arquetipos como para hacerlo reconocible).

Quark es un programa dificil de explicar. Aunque la parodia es excelente (e incluso, si perdonamos las modas y la calidad, la serie sigue sosteniéndose hoy en día) probó ser demasiado para el público de la época. Cuando la veía yo en 1980 poco sabía que sólo habían 8 episodios y que esas risas que con nueve añitos soltaba no se extenderían por mucho tiempo.

Hoy en día es difícil de encontrar de forma mas o menos visible e imposible absolutamente en alta calidad. Aún así existe un sitio web “oficial” (cómo no) que, por el momento, tiene todos los episodios en formato WMV.

Vídeo de la cuña de entrada de Quark:

Manimal: “Con Simon McCorkindale!”. Nunca un nombre se me ha quedado tan grabado habiéndolo oído tan pocas veces. Esta serie, de escasos 8 episodios, nos presentaba al Dr. Jonathan Chase que, habiendo “dominado los secretos de la naturaleza en las junglas de África” era capaz de convertirse en cualquier animal. En la práctica y por cuestiones de presupuesto siempre se convertía en pantera o en águila (muchos tuvimos pesadillas durante mucho tiempo, con esta última transformación). Otro de esos casos en los que los ojos de un niño de 12 años le pueden hacer pensar que ha visto docenas y docenas de episodios de algo que le gusta. Gente que sabe más que yo de esto dice que la perdición de este programa fue la continua y dura crítica de David Letterman, que lo usaba como material de burla en sus monólogos todos los días.

Vídeo de la cuña de entrada de Manimal:

Automan: Tras conversaciones con Itzel sobre estas series he aprendido a reconocer y comprender una mirada que podría bautizar como “¿pero tú qué televisión veías?”. Automan sin embargo es otra cosa. Mencionar automan es elicitar una sere de reacciones que dejan claro que aunque la serie no haya tenido éxito la elección del protagonista (Chuck Wagner) fue la correcta.

Claramente basada en Tron, Automan nos cuenta (en 12 episodios, Ja!) la historia del “Hombre Automático”, creación holográfica del policía Walter Nebicher que le ayuda a resolver crímenes. Para esto Automan tiene varios poderes (todos basados en su independencia de las leyes físicas tradicionales) y a Cursor, quien “dibuja” los vehículos (y, notablemente, a Automan mismo) que se utilizan (el Lamborghini Countach usado en la serie fue la primera imagen que muchos tuvimos de un vehículo que se volvería casi un fetiche).

Como un punto de trivia, una escena de Automan fue filmada simultáneamente con una de Manimal, y en ambas series puede verse la misma escena, desde un ángulo diferente. Ambas series se consideraban a si mismas como “ultra-revolucionarias” y parte de esta auto-confianza fue causa de su perdición.

Vídeo de la cuña de entrada de Automan:

Misfits of Science: Esta es bastante menos conocida que las otras. Misfits of Science fue una serie anunciada con bombo y platillo en 1985 con un tema que en el momento era bastante original: Un grupo de jóvenes incomprendidos obtienen poderes por accidente y se dedican a resolver problemas mientras lidian con sus angustias adolescentes. Aún con guiones originales y personajes muy trabajados la serie se canceló por cuestiones de presupuesto (algo común a todas las que he puesto aquí y común a cualquier serie de ciencia ficción) antes de completar una temporada completa. La serie perdió toda posibilidad de continuar cuando uno de sus protagonistas, Dean Paul Martin (hijo del cantante Dean Martin y que tuvo un grupo de música con Desi Arnaz Jr., el protagonista de Automan), murió en un tráfico accidente en 1986.

A partir de esta serie Courteney Cox (Monica, de Friends, con apellido “pre-Arquette”) empezó su carrera en televisión y otro de sus protagonistas, Kevin Peter Hall, dejaría de mostrar su cara para pasar a ser el “tipo grande disfrazado” que hizo de Predator en ambas entregas y de Harry en Harry and the Hendersons.

Vídeo de la cuña de entrada de Misfits of Science:

Max Headroom: Tal vez el más conocido y durante un tiempo un icono representativo de los años ochenta en Estados Unidos es irónico que Max Headroom fuera realmente un personaje de una serie de televisión inglesa creada para “documentar” el origen de un nuevo locutor virtual (falsamente) hecho en ordenador.

La película para TV “20 minutos en el futuro”, una de las mejores historias de ciencia ficción de televisión (y con un sentido autocrítico que lamentablemente no se ha visto desde entonces) se creó en 1985 para explicar el origen de Max Headroom, un personaje que representaba el “alter ego” informático del reportero Edison Carter en el futuro y que en el presente presentaba vídeos musicales.

La idea se tomó en EE.UU. y se reimaginó la película como una serie dramática “Cyberpunk” (para la cual incluso William Gibson iba a escribir guiones) y en sólo 14 episodios logró predecir la creación de cadenas de 500 canales, la caída del cine ante la televisión de pago por evento, los “reality shows” y en un supremo momento de ironía el seguimiento de los ratings minuto a minuto, cuya interpretación aún inexacta provocó su cancelación. Su estilo también marcó el nacimiento del estilo de edición “MTV”, en el cual se utilizan muchos cortes rápidos y no consecutivos para representar frenetismo o acción.

Max Banner

La referencia que más gente conoce (pero no reconoce) de Max Headroom hoy en día es en la escena de la cafetería en Back to the Future II, donde como forma de nostalgia los camareros virtuales tienen las caras del Ayatollah, Ronald Reagan y Michael Jackson hablando y comportándose en el estilo de Max Headroom (la asociación es intencionalmente negativa, siendo el patrocinador Pepsi, competencia de Coca-Cola, que utilizaba a Max Headroom en sus campañas).

Vídeos de Max Headroom:

Programa de Música anterior a la serie de TV:


Anuncio de Coca-Cola:


Cuña de entrada:


Publicidad (“Max Headroom… Después de Luz de Luna!”)

Me he dejado en el tintero varias series por considerar que, aunque terminadas prematuramente, lograron trascender sus pocos episodios y existen aún en la memoria colectiva como algo más de lo que fueron (Galactica con una sola temporada, El Hombre de la Atlántida que vi en televisión durante tres años aunque solo tuvo 17 episodios) o porque puedo ser el único que las recuerda con cariño (Blue Thunder que con sus 11 episodios no pudo competir con Airwolf y Street Hawk con 13 episodios exprimiendo lo último de la moda de series de vehículos de los ochenta). Asimismo he evitado incluir series recientes, por considerar que tienen suficiente presencia en la red como para no necesitar mi ayuda (Firefly, Farscape. The Tick).

La idea de este post se venía cociendo desde hace algún tiempo y el detonador lo comento arriba (principalmente una mezcla de de pjorge, Lady Madonna y Extracine) pero se me ocurrió originalmente al ver un post en alt1040 en el que Eduardo comentaba sobre sus series de robots ochenteras que extrañaba y me di cuenta de que compartía esa nostalgia. Por supuesto, al único que le podría interesar es a mí pero como he logrado encontrarlas todas y recuperarlas me han dado ganas de hablar de ello.

Parafraseando a Mick Jagger:
People have this obsession. They want you to be like you were in 1969. They want you to, because otherwise their youth goes with you. It’s very selfish, but it’s understandable.

Hay una obsesión que tiene la gente… Quieren que las cosas sigan siendo como en 1969. Quieren que sean así porque, si no, su juventud se iría junto a todo lo que ha ido. Es egoísta, pero comprensible.

2008-01-03: Puedo decir que, después de casi un año buscando y rebuscando por todos los recovecos de Internet, he logrado obtener todas estas series y, de paso, que todas las he bajado de Internet. Ea. Ahí está. Puesto por escrito. Viva el Torrent (y muera la mula, sí, so mediocres). Si no fuera por ser purista cambiaría el título a “Las series que YA puedo volver a ver”.